cabeceraCiudad3.jpg

Fortificación y murallas. Las murallas primitivas eran medievales de finales del s.XII, hechas con cal y guijarro. Hoy en día podremos encontrar la parte más antigua en la zona del Castillo. El resto de la fortificación es fruto de una reforma de finales del s.XVII, ya que la cerca medieval quedó obsoleta con la utilización de la artillería, se añaden en ese momento cañoneras, garitas, baluartes y revellines dándole así la forma abaluartada o estrellada actual.

Castillo de Enrique II de Trastámara. Fue ordenado construir por Enrique II de Trastámara en 1372. Ya en el s.XVI se le añade la torre del homenaje por orden de D. Antonio del Águila. Desde 1931 es Parador Nacional de Turismo, nuestra ciudad puede presumir que fue uno de los primeros en crearse, exactamente el cuarto.

 Ayuntamiento. Edificio renacentista del s.XVI, como dato relevante siempre ha tenido desde su construcción la misma función: casa consistorial. En él podemos ver representado, ya en ese siglo, el escudo de las tres columnas. A principios del s.XX sufre algunas reformas, se añade el ala derecha para ampliar las dependencias municipales.

Casa de los Vázquez. Edificio del s. XVI con interesante portada en esquina. Llama la atención su escudo inclinado en la portada. En 1922 lo hereda Doña María de la Salud de Bernaldo y Quirós y su marido D. Manuel Sánchez-Arjona – conocido como el Buen Alcalde – y reforman su interior añadiéndole azulejería, vidrieras, artesonados y rejería. En 1944 lo venden al Ministerio de Fomento que la convierte en la Oficina de Correos de Ciudad Rodrigo.

Palacio de los Águila. Edificio renacentista del s.XVI y XVII. Es el palacio de mayores dimensiones de la ciudad. Cuenta con dos patios interiores, uno de ellos plateresco, y con una capilla privada. Perteneció a uno de los linajes más importantes de la ciudad. En el año 2000 fue restaurado y desde entonces su función es museística, acoge exposiciones temporales.

Casa del I Marqués de Cerralbo. Palacio del s. XVI situado en la Plaza Mayor. Su promotor fue D. Rodrigo Pacheco, I Marqués de Cerralbo. Es interesante su friso plateresco junto con los escudos inclinados en las esquinas.

Casa de los Miranda. Sobrio edificio de la segunda mitad del s. XVI, destacan en su portada los escudos de la familia Miranda, Chaves y Robles. En su interior cuenta con un patio del s. XVII donde aparecen representados muchos de los escudos de armas de diferentes familias mirobrigenses. El palacio sufrió un gran incendio durante la guerra de Independencia y actualmente es privado.

Palacio de la Marquesa de Cartago. Edificio de la última década del s. XIX, su promotora fue Dña. Concepción Narváez y del Águila, marquesa de Cartago. Destacan en el exterior la decoración de las ventanas, los escudos de Narváez y Águila en la portada y la garita a modo de balcón en esquina, que le otorga elegancia al palacio.

Casa de los Condes de Alba de Yeltes. Se construyó sobre el solar del palacio de los Nieto de Silva (s. XVI). Fue reconstruido a principios del s. XVIII y reformado de nuevo en el s. XX. En el s. XVIII fue utilizado como cuartel y actualmente alberga las oficinas principales de Caja Duero.

Palacio de los Ávila y Tiedra. Sin duda uno de los palacios, junto con el de los Águila, más emblemático de la ciudad.Conocido también como palacio de los Castro o de Montarco. Este edificio se comenzó a construir a finales del s. XV. Es muy interesante por la decoración plateresca en su portada y ventanas.

Casa de los Cornejo. Palacio del finales del s. XVI, destaca por su sobriedad y los escudos inclinados en las esquinas. También se le ha conocido como palacio de Moctezuma. Sus usos han sido bastante variados, desde Casa de la Tierra hasta escuela e instituto. Actualmente es la Casa de Cultura y alberga en su interior la Biblioteca Municipal y salas de exposiciones.